miércoles, marzo 21, 2012

Freno Legal a Dicom en Chile.

Por
La información es poder, y el que tiene la información por ende tiene poder. Ejercer ese poder siempre será una espada de dos filos ya que el poder se ejerce para el bien de unos a costa de otros ya sea en un sentido bueno o malo.

En muchos ejemplos de la historia podemos estudiar que el poder ejercido sin contrapesos, en un camino libre, siempre se desborda en arbitrariedades, en conductas discriminatorias, en persecución y violencia. Esto es así ya que al fin y al cabo nuestra naturaleza humana en sí actúa bajo estos preceptos perniciosos donde los poderosos llegan a tener esa sensación de ser casi eternos y no les interesa cuantas víctimas mueran o salgan afectadas por ejercer su poder ya que al final esas víctimas de alguna manera son las que ponen en evidencia su poder.

Discriminación por "estar en Dicom" en Chile. 

En Chile, por muchos años la filial de Dicom en ese país sudamericano ejerció su poder de información a tal punto que terminó afectando dramática y directamente a más de 3 millones de chilenos quienes fueron víctimas de conductas discriminatorias de parte de Escuelas, Colegios, Universidades, Hospitales, Bancos, Empleadores y Casas Comerciales clientes de DICOM que se tomaban la libertad de no admitir o no hacer contratos con tod@s los chilenos con mal récord crediticio.


Así, cuando un chileno aplicaba a un puesto de trabajo, el empleador como parte del proceso de contratación buscaba el récord crediticio del aspirante y si éste salía con mala calificación simplemente no lo contrataba a pesar de estar calificado para el puesto y contar con buenas referencias personales, configurándose la discriminación por motivos financieros contra los trabajadores chilenos. Los sindicatos en Chile han tenido una dura campaña contra Dicom en todos estos años.

Si un chileno tenía la posibilidad de estudiar en una institución privada, también sus padres o su persona eran investigados. Si quería utilizar los servicios de un centro de atención médica, por igual era investigado.

Dicom llegó a tener tantos clientes en Chile que evitó que más de 1.2 millones de trabajadores pudieran acceder a un puesto de trabajo y evitó que más de 3 millones tuvieran acceso a créditos y a servicios.

Esto cambió a partir del 17 de febrero del 2012 cuando por ley se ordenó a esta empresa y otras similares que borrasen de sus récords a todo chileno que estuviera en mora o con deudas no pagadas y exigibles menores a los 2.5 millones de pesos.

Con este antecedente latinoamericano, cabe hacerse la pregunta si en algún momento en El Salvador, con las nuevas tendencias, las nuevas tecnologías en comunicación ¿existirá la capacidad de las y los salvadoreñas y salvadoreños afectados en similar situación a los chilenos de dar un salto similar?.

0 comentarios:

Publicar un comentario