sábado, agosto 26, 2017

¿Quien Protege Nuestros Datos Personales en El Salvador?

Por
El Salvador es un país de leyes. El nuestro es un país pequeño, pero ciertamente bien regulado, al menos en el papel. A la fecha en que escribo este post en mi blog, sesenta y seis leyes de la República se encuentran vigentes, al menos así lo afirma un usuario del foro El Salvador Lex. Hay leyes para todo, es una cosa bondadosa esta. Les puedo apostar a que si ustedes imaginan cualquier tipo de actividad que quieran hacer en cualquier área ya sea comercial, laboral o personal seguro que habrá alguna ley en nuestro país que se encargue de regular este acto.

Sin embargo, a pesar de la diversidad de nuestra legislación, debemos anotar que siguen existiendo vacíos importantes que favorecen que se vulneren algunos de  nuestros derechos constitucionales como lo es nuestro derecho a la privacidad individual como ciudadanos de un país que se rige dentro de un Estado de Derecho.

Nuestros datos personales en manos de muchos

Como sabemos, hoy más que nunca en la historia de nuestro país,  nuestros datos personales se encuentran alojados en una larga lista de bancos de datos. Los tiene la empresa donde trabajamos, el banco donde nos pagan nuestro salario, la AFP donde estamos afiliados, el ISSS,  la Alcaldía Municipal, la compañía telefónica, la de la energía eléctrica, y por supuesto las agencias de información de crédito y los burós de recuperación de mora dependiendo de nuestra situación crediticia en particular.

Que estas entidades  tengan nuestros datos está bien ya que finalmente hemos sido nosotros los que se los hemos entregado para gozar de los beneficios de algún producto o servicio, sin embargo, ¿qué tanto podríamos confiar en la calidad de la seguridad de cada uno de ellos para resguardar nuestros datos personales supuestamente privados?.

Nuestra información personal es literalmente "oro" para muchos interesados y pecamos de ingenuos al despreciar o ignorar como individuos esta realidad y si unimos ese craso error a otros factores tales como la ausencia o muy limitada existencia de instrumentos legales que regulen el uso, tratamiento y protección de nuestra información personal, el escenario queda listo para que un buen listado de actores y partes interesadas no duden en atropellar nuestros derechos.

Se ha hecho muy poco para proteger nuestros datos personales en El Salvador

Debo reconocer que no todo está mal, de hecho se han dado pasos importantes específicamente en cuanto a la protección de nuestros datos personales para fines crediticios. La Ley de Regulación de las Agencias de Información de Crédito con sus respectivas modificatorias, ciertamente demuestra que finalmente la clase política decidió avanzar un poco en este tema. Dentro de esa ley,  se dejan establecidos de forma clara y expresa muchos de nuestros derechos los cuales tristemente en la práctica no son respetados, a pesar de estar plasmados en una Ley de la República.

¿Quien protege nuestros datos personales en El Salvador?

A falta de un organismo centralizado, son cada una de las entidades públicas y privadas las que tienen que resguardar el acceso a las bases de datos que contienen nuestros datos personales. Existe, sin embargo, una referencia clara sobre el tema únicamente en la Ley de Regulación de las Agencias de Información de Crédito, en la que expresamente se regula el acceso, uso y transferencia de los datos con información privada de los usuarios. También en la Constitución de la República de El Salvador se figura el derecho a la protección de la privacidad de los ciudadanos, lo cual implica el resguardo de nuestra data, tácitamente hablando.

En el caso de la información personal colectada para fines crediticios, la ley corresponiente es clara en señalar aspectos muy importantes tales como:

  • Que la información personal es de carácter privado y solo puede ser compartida con terceros con la aprobación del titular. 
  • Que está prohibida la utilización de la información personal para otros fines distintos para los que ha sido colectada 
  • Que nadie puede utilizar la información de crédito  como herramienta de decisión para contratación laboral. 
  • Que si su data personal colectada por un banco se tiene que ceder para efectos de cobranza a una oficina de abogados, se tendría que contar con la aprobación suya para realizar este acto. Esto creo que no ocurre en la práctica. 

Más preguntas que respuestas..

Si de algo podemos estar seguros es que existen muchos actores interesados en la data del público salvadoreño. Estamos seguros que existen muchos inescrupulosos que no dudan en llevar de aquí para allá muchas de esas bases de datos que contienen  nuestra información personal. De hecho, gracias a muchos comentarios de varios lectores de este blog, podemos suponer  que entidades autónomas como el ISSS podrían estar siendo vulneradas por este tipo de seres sin escrúpulos que a cambio de un beneficio económico no dudan en hacer colocar en manos de cualquiera que pueda pagar nuestra información supuestamente privada y protegida escasa y difusamente por algunas leyes secundarias sin dejar de mencionar que la misma intrínsicamente se encuentra garantizada en nuestra Constitución. 

Es un hecho: Si usted ha pasado sin trabajo por algún tiempo, y cae en mora con sus compromisos, cambia de teléfono y domicilio, usted desaparecerá del radar por algún tiempo. Sin embargo, una vez comienza a trabajar en una empleo formal donde cotiza al ISSS y a las AFP, seguro habrá notado que  nuevamente las empresas de recuperación de mora lo ubicarán, incluso podrían llegar a visitarle a su empresa. ¿Cómo lo hicieron? ¿Quién les facilitó la información de su actual empleo? ¿Es legal que ellos accedan a este tipo de información? ...

Cuando el fin justifica los medios

Debemos ser pragmáticos al señalar que el problema de la mora en El Salvador a pesar de lo que usted pueda imaginar, ciertamente está lejos de ser declarada una emergencia financiera para los bancos y casas de préstamo de todo tipo y tamaño. De acuerdo a datos de ABANSA, la tasa de mora promedio para junio del 2017 es 2.04%. Para hacernos una idea, tomando en cuenta que el total de prestamos puesto en juego por el sistema financiero es de 12 mil millones de dolares, la gran mayoría para créditos de consumo dicho sea de paso,  estaríamos estimando de un  monto aprox de 290 millones de dólares en mora, una cantidad nada despreciable de la que buscan poder alimentarse muchos interesados. 

290 millones de dólares es mucho dinero, pero sucede que es también una realidad conocida que nuestra banca es de las más saludables del continente americano. De hecho, tal como se puede apreciar en esta imagen, las reservas de incobrabilidad para créditos en mora, casi están cubriendo el 100% de todos esos prestamos en mora.


Lo cierto es que la ausencia de mecanismos legales para regular el tema del impago personal, como lo sería la redacción de una ley de quiebra o bancarrota que estableciera los protocolos legales para recuperar la mora y la califiación de riesgo de los clientes, que por certo ya existe en algunos países, unido a otras realidades como el desempleo y también una cuota de irresponsabilidad en algunos casos, mezclados todos esos elementos con el interés económico que puede generar un monto como de 280 millones de dólares, sin lugar a dudas, provocan que los derechos de las personas pasen a ser valorados por lo más bajo e incluso se llegue a criminalizar a los morosos y por otra parte los agentes de recuperación de mora en ese contexto se vean como los "buenos" en esta película. 

Esto va a cambiar, seguramente, el día en que usted y yo tengamos conciencia de lo valiosa que es nuestra información personal y además tengamos conciencia y conocimiento de nuestros derechos legalmente establecidos y perdamos el miedo a defenderlos. 




0 comentarios:

Publicar un comentario