martes, junio 23, 2015

4 Estadísticas interesantes de los bancos en El Salvador divulgados por ABANSA en su ránking mensual de bancos salvadoreños a abril del 2015

Por
4 Estadísticas interesantes de los bancos en El Salvador divulgados por ABANSA en su ránking mensual de bancos salvadoreños a abril del 2015
A pesar de la opinión pesimista de muchos empresarios, y basándonos en la evidencia disponible en la internet, tal parece que existen algunas industrias, ciertos nichos de mercado en El Salvador que actualmente experimentan cifras positivas de rentabilidad. Humildemente y haciendo uso más del sentido común que de un análisis técnico macro económico que quizás sería el más adecuado de realizar, quiero compartir con usted algunas cifras interesantes de los bancos en El Salvador divulgados por ABANSA.

En el sitio web de la Asociación Bancaria Salvadoreña, ABANSA, a la fecha en que publico este post, se encuentra colgado el Ránking Bancario Mensual fechado a abril del 2015, documento que me sirve de fuente para compartir con ustedes algunos datos que considero relevantes:

Por cierto usted puede hacer click AQUI para bajar la copia en PDF del Ránking Bancario Mensual a abril del 2015 divulgado por ABANSA para que corrobore por su cuenta estas cifras y también por cultura general lea dicho documento y saque sus propias conclusiones.

Comenzamos con nuestra lista.

El Banco Agrícola es el banco número 1 en El Salvador. 

De acuerdo a las cifras divulgadas en el Ránking Bancario Mensual de ABANSA a Abril 2015, el Banco Agrícola sobresale sin competencia cercana como el primer banco del sistema financiero salvadoreño. De hecho le saca una ventaja de casi un 50% a su más cercano competidor, el Banco Davivienda. Las cifras son en verdad importantes:



El Banco Davivienda apenas llega a la mitad de estas cifras de acuerdo al ránking de ABANSA.

El Crédito de Consumo es el Rey de los Créditos en El Salvador 

Otra estadística interesante es la que nos muestra cómo se encuentran distribuidos por rubro los créditos de los bancos salvadoreños. En este aspecto se aprecia que el crédito de consumo domina ampliamente el mercado superando a otros importantes destinos tales como los créditos a la vivienda, la industria, comercio y agropecuerios. De hecho, el crédito de consumo representa a nada menos que el 33.8% del total de los créditos otorgados en El Salvador. Esta contundente realidad puede ser la explicación contextual a esa expresión popular  "y dicen que no hay pisto" que solemos decir cuando vemos a muchísima gente llenando las grandes tiendas en los centros comerciales y los restaurantes de comida rápida. Triste pero cierto, los salvadoreños estamos gastando millones de dólares en el consumo. 

De acuerdo al ránking bancario de abril 2015 de ABANSA, los créditos por rubro otorgados a ABRIL del 2015 presentan estos saldos.


La mora tiene tendencia a la baja desde el 2010.

De acuerdo a una gráfica publicada en su sitio web, ABANSA dice que el índice de mora o morosidad de los préstamos de la banca salvadoreña desde el año 2010 muestra una marcada tendencia a al baja, representando actualmente solo el 2.35% del saldo de los créditos otorgados en genral. 

Este hecho en sí involucra muchas variables  y quizás para sacar alguna conclusión en firme haga falta la realización de un estudio bastante minucioso, sin embargo, haciendo uso de la lógica y del sentido común, me atrevo a afirmar de que mínimamente debemos interpretar que en el contexto económico "adverso" que muchos expertos afirman que estamos viviendo en El Salvador, el hecho de que el índice de morosidad en el 2010 era de 3.55% y ahora es del 2.35% deberíamos asumir que el público ha tenido los recursos suficientes durante ese lapso que le han permitido cumplir con sus cuotas de préstamos a tiempo y algunos inclusive han logrado ponerse al día. En la práctica esto significaría que la gente y las empresas han tenido los ingresos formales o no, han sido beneficiarios de remesas o  han tendio la rentabilidad suficientes de tal forma que han podido cumplir con el pago de sus préstamos. Ciertamente esto a mí en lo particular me muestra un escenario de una economía si no buena, al menos estable en comparación con otras economías de nuestra América Latina. 

Los préstamos vencidos están cubiertos al 118% por las reservas de los bancos. 

Esta es otra estadística que a mi juicio denota la buena salud de la banca salvadoreña. Resulta que los préstamos vencidos y no pagados al 30 de abril del 2015 se encuentran total y sobradamente respaldados por las reservas de incobrabilidad a razón de que por cada dólar que los bancos tienen en la cartera de préstamos vencidos, en contra partida, el banco tiene en su favor una reserva de $1.18 dólares. Esto quiere decir que aún en el caso extremo de que jamás pudieran recuperar esos préstamos vencidos y no pagados, los bancos del sistema financiero salvadoreño estarían en la capacidad de seguir funcionando sin mayores sobresaltos. 

En conclusión, actualmente la banca salvadoreña se encuentra con mucho efectivo en sus arcas. Quizás para un esquema de negocio basado en hacer dinero del dinero, esto represente alguna especie de estancamiento y puede ser también que por ese motivo tengamos a la vista mucha publicidad, más bien una especie de bombardeo que incita al público a endeudarse sobre todo en el rubro favorito de la banca salvadoreña: el crédito de consumo. Sea cual sea el caso, lo cierto es que se interpreta que la industria bancaria en El Salvador presume de una situación bonancible, sana, con las espaldas cubiertas y mucho efectivo para ofrecer.

0 comentarios:

Publicar un comentario